Ya tenemos casi 15 años…

… y así lo recuerdan en El Comercio, hablando de cómo el IDEPA-SRP nos ayudó a nacer y dar los primeros pasos.

Copiamos aquí la entrevista que nos hicieron con ocasión de este cumpleaños:

Imagine800: «Te tienes que diferenciar si quieres ser alguien»

José Antonio Sánchez, uno de los socios fundadores. / I. RIMADA
José Antonio Sánchez, uno de los socios fundadores. / I. RIMADA

RECIBIÓ 235.000 EUROS EN UN PRÉSTAMO PARTICIPATIVO

Creada en 2006, Imagine800, que llegó a ser la plataforma de tráfico de videollamada que más tráfico cursó en 2008, 2009 y 2010, continúa su crecimiento

Cristina Tuero

CRISTINA TUERO Lunes, 9 marzo 2020, 10:51

Confiesan unos primeros años «duros» en los que les tocó «evangelizar» a sus primeros clientes, que fueron operadores de telecomunicaciones, cadenas de televisión y empresas de contenido general. Un trabajo que dio su fruto logrando convertirse en la plataforma de tráfico de videollamada que más tráfico cursó en 2008, 2009 y 2010. José Antonio Sánchez y Mario Bedialauneta dejaron sus puestos en sendas multinacionales de las telecomunicaciones para fundar en 2006 Imagine800, que en este tiempo ha pasado de 3 a 12 empleados.

– ¿Cómo surgió la empresa?

– La empresa fue creada en 2006 por los dos socios fundadores, Mario Bedialauneta y José Antonio Sánchez. Durante los primeros 2 años, la plantilla fue de 3 empleados: dos Ingenieros de Telecomunicaciones y un informático. Posteriormente se fueron incorporando más Ingenieros de Telecomunicaciones, informáticos, diseñadores, expertos en Marketing Digital y Redes Sociales, etc., hasta conformar las 12 personas que actualmente trabajan para la empresa. La edad media actual de los empleados es 36 años. Imagine800 comenzó su andadura prestando servicios de acceso a contenidos de video desde dispositivos móviles, cuando aún éstos no tenían acceso a internet. Por eso el servicio se prestaba a través de videollamada, tal y como los operadores lo permitían en aquellos incipientes años de la tecnología 3G. En aquel momento, el operador móvil controlaba todo el proceso de acceso al contenido, dado que los usuarios eran suyos (sus abonados), el método de acceso era del operador (numeraciones móviles Premium) y el pago por el acceso a un contenido también (mediante la propia factura móvil). Desde entonces, ha cambiado mucho el panorama tecnológico. Pensemos que en 2007-2008 surgieron los primeros smartphones, tal y como los conocemos hoy en día, y las redes y sus capacidades han evolucionado hasta la fase 5G que actualmente está en lanzamiento. El escenario actual es totalmente diferente al que nos vio nacer y nos ha tocado adaptarnos mucho, tanto a nivel técnico, como comercial en estos 14 años.

– ¿Cómo llegasteis a los préstamos SRP y qué significaron para la empresa?

– Antes de montar la empresa, allá por 2005, los dos socios trabajábamos en sendas multinacionales de las Telecomunicaciones en Madrid. En un evento de Asturianos en Madrid conocimos a los directores entonces del Idepa y CEEI. Les presentamos la idea de empresa y, desde el CEEI nos ayudaron a darle forma al plan de negocio. Para luego presentarlo a la SRP, la cual nos concedió un préstamo participativo de 235.000 euros. Todo el proceso duró apenas cuatro meses y con ese capital, más lo aportado por los socios para montar la empresa (100.000 euros), logramos adquirir el equipamiento inicial con el que empezamos a prestar servicios a nuestros primeros clientes. Desde entonces, CEEI, SRP, Idepa, Asturex han sido compañeros de viaje en muchos de los trayectos que hemos seguido hasta la fecha. Dado que todos estos organismos del Idepa están en el Parque Tecnológico de Asturias, era inevitable que nuestra sede esté aquí. Si bien ahora, nuestra topología de empresa es enteramente deslocalizada y fomentamos el teletrabajo, hasta el punto de que ya casi nunca vamos por las oficinas del CEEI, donde está nuestra sede social.

– ¿Cómo fueron los primeros años de andadura?

– Los primeros años de la empresa fueron bastante duros pues nos costó bastante «evangelizar» a los primeros clientes, que eran operadores de telecomunicaciones, cadenas de TV y empresas de contenidos en general. Tuvimos que trabajar con ellos en la creación de servicios que permitieran a los usuarios acceder a contenidos de diversa índole y que generase ingresos rentables para todos los integrantes de la cadena. Logramos amortizar el equipamiento comprado al inicio, así como el que fuimos desarrollando en interno gracias a los proyectos de I+D+i que llevamos a cabo, con la ayuda del Principado de Asturias. Pudimos devolver el préstamo participativo de la SRP en tiempo y forma y, poco a poco fuimos despuntando en nuestro mercado, llegando a ser la plataforma de tráfico de videollamada que más tráfico cursó durante los años 2008, 2009 y 2010. Luego, esa tecnología ya «murió», pero logramos adaptarnos poco a poco al nuevo entorno dominado por los Smartphones de Apple (iPhone) y Google (Android).

– ¿Habéis recibido alguna ayuda económica más de otra administración?

– En proyectos de I+D+i hemos contado con la ayuda del IDEPA (en los primeros años) y luego del CDTI (de 2013 a 2019). Gracias a esas ayudas, hemos podido desarrollar las plataformas tecnológicas sobre las que desarrollamos, operamos y mantenemos nuestras apps y las de nuestros clientes, como pueden ser Indra, Orange, Telefónica, Principaod de Asturias, o Loterías del Estado.. Estas plataformas soportan la actividad de unos tres millones de usuarios al mes y a lo largo de estos últimos 5 años han visto pasar por ellas a más de 60 millones de usuarios que se han descargado nuestras apps y algunas de las de nuestros clientes.

– ¿Consideráis que Asturias es un buen lugar para poner en marcha una actividad empresarial?

– En general, creemos que sí y en particular, para nuestro sector, el de las TIC, que es el que más conocemos, lo tenemos muy claro. Disponemos de una Universidad, con una Escuela Politécnica de Ingeniería en Gijón, que saca al mercado laboral ingenieros cualificados. Hay un ecosistema de empresas del sector que permite una formación variada en las tecnologías habituales y los sueldos son bastante comedidos, si lo comparamos con Madrid y Barcelona (y más aún con Londres, Berlín u otras ciudades europeas). Pero esto también es un problema a veces para nosotros, que somos una empresa pequeña. Y es que muchas veces formamos a profesionales recién egresados de la universidad, y que acaban yéndose a empresas más grandes del sector establecidas en Asturias, pese a que nuestros salarios suelen ser más altos que la media del sector o que tenemos una flexibilidad horaria y de teletrabajo excepcional. Y es que en Asturias, aún sigue muy presente en las familias la máxima de que trabajar en una «gran empresa para toda la vida» es tener éxito. Al final, hemos visto que ese profesional, al cabo de unos años, se da cuenta de lo que es trabajar en una empresa como la nuestra y, en algún caso, ha retornado.

– ¿Qué aporta vuestra empresa a este cambio de chip nececesario en Asturias y qué significa la innovación para vuestro negocio?

– En nuestro sector y mercado, te tienes que diferenciar si quieres ser alguien. Hoy en día, competimos con empresas de todo el mundo, dado que nuestras apps se comercializan desde Apple AppStore y desde Google Play Store en más de 60 países. Para poder tener éxito ha sido clave para nosotros innovar y ser muy rápidos en todos los procesos de la compañía. Cuando en 2008 – 2009 tuvimos que pasar de un mundo dominado por los operadores de telecomunicaciones a otro en el que Apple y Google controlaban casi el 99% del mercado fue vital para nosotros innovar en la manera de comercializar los servicios y en el desarrollo de las plataformas que nos han permitido dar servicio a más de 3 millones de usuarios al mes de manera holgada. Haber innovado, siendo rápidos a la hora de adaptarnos al cambio, sentó las bases de nuestro éxito pues, por un lado nos preparó a nivel tecnológico pero, por otro lado, nos ayudó a conocer mucho mejor el nuevo mercado en el que entrábamos. Trabajamos muy duro y logramos hacer apps para partidos políticos nacionales, marcas de cerveza, marcas de coches, marcas de muebles, Loterías, Gobiernos de varios países de Sudamérica, periódicos y hasta tuvimos acuerdos especiales con el Real Madrid para desarrollar y explotar conjuntamente 3 juegos móviles y para SmartTV. Pero en todos esos ejemplos, no teníamos el control total del producto pues, en unos casos éramos meros desarrolladores y en otros casos teníamos cierta potestad para crear el producto, pero no para el marketing y comunicación del producto. El salto cuantitativo se produjo cuando, en 2014, decidimos ser los dueños de todo el ciclo de vida del producto y nos lanzamos a idear, diseñar, desarrollar, operar, mantener, comercializar, realizar el marketing digital, redes sociales, etc del producto y perteneciendo el mismo a nuestra empresa, o alguna de nuestras sociedades comercializadoras. Ahí es cuando de verdad hemos logrado crecer de manera exponencial y hemos aprendido mucho del mercado, cómo tratar al cliente final, interpretar las métricas en todas sus magnitudes, etc. Y en ese punto es donde estamos ahora, pensando en nuevas aplicaciones que nos permitan crecer más aún, aprovechando todo lo aprendido hasta ahora.

Compartir: Twitter Facebook Google+

Leave a Reply